Saltar al contenido

Cuidados y Protección para niños y niñas en Internet

“Los docentes, padres y autoridades directivas en la escuela están preocupados por el uso que los hijos dan a Internet”, me dijo mi esposa y agregó, “te propuse para dar una charla tanto para alumnos como para padres sobre cuidados en Internet e Identidad Digital”. Y a los pocos días me encontraba frente a ellos en el salón Madre Teresa del Instituto San Román.

Uno de los grupos más vulnerables en Internet son los niños, niñas y adolescentes por su facilidad en aprender el uso de la tecnología y la carencia de experiencias que da la vida en el trato cotidiano con las personas (producto de su corta edad). Este hecho se profundiza aún más a la hora de nosotros (que también somos padres) pretende conversar, enseñar y proteger en materia de TIC’s (Tecnología de la Información y Comunicaciones) a nuestros hijos. “No entiendo nada de tecnología”, me comentó casi rendida una madre y añadió: “es mi hija la que me enseña cómo debo entrar al correo electrónico o dónde buscar algo. ¿Cómo puedo hacer para cuidarla?”.

Con sustento en mis conocimientos, pasión por la comunicación y afinidad a la tecnología armé una presentación que comprende puntos a tener en cuenta tanto para padres e hijos, como docentes y familiares mayores. Intenté hacerla breve con toda la información que encontré en libros, Internet y las vivencias que voy adquiriendo. Aunque enseguida advertí que el tema en modo alguno se agotaba con una charla, pero sí resultaba un disparador importante. Debo reconocer que no es lo mismo dirigirse a un auditorio donde el público es afin a nuestra profesión, donde hay gestores de la comunicación, estudiantes avanzados universitarios o empresas. Sino que esta vez, me hallaba frente a niños de 10 años, donde se encontraba mi hija. Enseguida advertí el interés que despertaba en ellos el uso de las tecnologías, ya que la mayoría manejaba un correo electrónico, estaba en Facebook y/o usaba celular. Y que su inocencia (falta de experiencia) alguna vez podía causarles un problema.

Hubo algo que me llamó la atención y debiera ser un alerta para el mismo Estado y las autoridades encargadas de dirigir los programas de estudio en todos los niveles de la educación. A partir de las 3 o 4 las charlas que realicé a distintos grados y padres, comenzaron a invitarme de otras Instituciones tanto en la ciudad donde resido como de otras provincias. Esto denota en gran medida no solo las escasas herramientas y conocimiento que poseen los establecimientos educativos (públicos y privados) para apalear este problema, o que aún no están preparados para abordarlo, sino también la necesidad de redoblar los esfuerzos para que el Estado se involucre en esta temática, que está ínsitamente ligada con el derecho de intimidad, y adopte algunos programas y acciones tendientes a minimizar los impactos, e ir tras el camino del buen uso de las tecnologías. Tal vez debieran revisar algunas de las tácticas de comunicación buscando que el mensaje llegue a un público mayor.

Comparto debajo la primera presentación que brindé en el Instituto San Román. Es mi intención contribuir a docentes y/o padres que deseen saber cómo manejarse frente al avance constante de las comunicaciones, que sirva de breve guía (tal vez, básica, pero hecha con amor para sus hijos) o sea el punto de partida a la hora de proteger (no hablo de controlar) a nuestros pequeños.

Puedes dejar tus comentarios debajo y agregar la información que consideres colabore en el enriquecimiento del presente material. 

En la escuela donde van tus hijos, ¿les enseñan o sufren esta problemática? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.