En comunicación somos deudores de una tradición